ester1@esterberdor

Yo quería ser músico, lo juro. Estudié piano muchos años, pero el periodismo se cruzó en mi camino. Fue muy triste, un golpe duro. Mis padres hicieron lo imposible por sacarme de aquello, pobres. Y cuando por fin lo habían aceptado, abandoné el periodismo y me volqué en la literatura e incluso empecé a escribir relatos y hasta microrrelatos. Al final, he acabado publicando mi primer libro, una novela corta, ‘Caminar sobre la cuerda’, en la editorial aragonesa Anorak. Sí, ha sido triste, repito, hubiera podido ser músico, pianista, feliz; pero estas cosas ocurren hasta en las mejores familias.
Y sobre la relación entre ciencia y literatura, sobre lo que las une, recurro siempre al discurso que Miguel Delibes de Castro, biólogo e hijo del literato Miguel Delibes, pronunció en el Museo de la Ciencia de Valladolid durante un coloquio entre escritores y científicos. El investigador dijo: “La ciencia y la literatura son dos maneras valiosas y complementarias de acercarse a la realidad, de conocer el mundo”. Creo que esta frase resume a la perfección la finalidad de ambas; de la cultura al fin y al cabo: conocer.