talleres

¿Creamos, liofilizamos o recomponemos nuestro cerebro?

Los talleres D+I son para experimentar, para indagar en la esencia de la innovación y ver nacer nuevas ideas del trabajo en equipo y, también, de ese ‘darle vueltas’ en solitario a las múltiples caras de la comunicación. ¿Hay fórmulas para crear o depende todo de la ‘inspiración’?

Javier Mateos asegura que, como sospechábamos, hay herramientas creativas para todo. Es divulgador científico, dirige la empresa Aleen e impartirá en las I Jornadas D+I un “taller de estímulo del pensamiento creativo”. Dice Mateos que hay, efectivamente, “estrategias para generar nuevas ideas”. “Bioestrategias”, las llama él. Y estamos deseando conocerlas. Tiene pensado desarrollar su taller aplicándolas a experiencias individuales y también a través del trabajo en equipo, “para dar forma a nuevas ideas”. “Mi intención es proporcionar unas herramientas que, al menos en el entorno científico-creativo, nos funcionan; y pueden ser exportables al ámbito de la divulgación”. Como anticipo: Mateos dice que, lo primero, “hay que pensar en el receptor” y, segundo, es conveniente “interconectar conocimiento y una buena dosis de humor”.

Otra fórmula: lo que Ingrid Farré conecta es la cocina con el conocimiento y la divulgación científica. Juega con ventaja, claro. Porque todos comemos y, además, de la manera en que lo hagamos depende nuestra salud. Así que nos interesa el taller que Farré, de la Fundación Alicia, ofrecerá en las Jornadas D+I, “una sesión -dice la autora- para aprender y experimentar de forma lúdica sobre alimentación, buenos hábitos alimentarios, cocina y su relación con la ciencia”. Sferificaciones, aires, espumas, gelatinas, destilación, liofilización… Un montón de técnicas nuevas que se desenvuelven entre pucheros y fogones. “Si la gente sabe lo que come, seguro que se alimenta mejor”. Así que vamos a aprender. Farré quiere enseñarnos a interpretar lo que nos dicen las etiquetas de los productos y los ingredientes que lleva, a no malinterpretar los aditivos, a conocer diferentes maneras de cocinar y sus pros y contras… “Si sabemos qué ocurre en la cocción, sabremos cómo consumir los alimentos para preservar sus nutrientes, o cómo conservarlos mejor. Si sabemos, en general, qué les pasa desde un punto de vista científico, los trataremos y consumiremos mejor”.

Farré nos dejará hacer unas hamburguesas vegetales para que comprobemos por nosotros mismos como la metilcelulosa gelifica cuando se le aplica calor. Y nos demostrará cómo la goma xantana ejerce de espesante en frío en una bebida con trozos de fruta en suspensión. Posiblemente, podremos degustar un aceite con chocolate, que no se separa porque se le incorpora monodiglicérido como estabilizante de emulsiones. Y nos presentará la famosa sferificación inversa, con alginato sódico, de Ferrán Adrià. Saldremos del Taller Alicia conociendo los procesos de liofilización, destilación, microondas e impregnación. Incluso saborearemos un bizcocho apto para celíacos que se cocina en tres minutos en microondas.

Para no perder la cabeza, Elena Sanz nos ayudará a encontrarla parte por parte y a entender, con un taller interactivo y colectivo, qué zona del cerebro usamos para planificar, qué neuronas entran en juego cuando nos reímos (con y sin ganas), cuando nos enfadamos, cuando nos desorientamos, cuando tenemos hambre, cuando hacemos algo por primera vez… Porque conocer el cerebro es conocerse a uno mismo.